Cómo quitar los arañazos de los sofás de cuero | Tienda de Sofás Valencia | Sofás exclusivos Valencia

Cómo quitar los arañazos de los sofás de cuero

Los sofás exclusivos de cuero han ido haciéndose cada vez más hueco en los salones y hogares españoles. Pero quien tiene uno, sabe la dificultad de mantenerlo en buen estado, o como el primer día, sobretodo si se tienen niños o mascotas.

 

Os traemos unos pequeños y sencillos consejos para arreglar esos arañazos sin dejarnos gran parte del presupuesto en ello:

Arañazos pequeños

Es muy fácil que el cuero se desgaste con el roce o por el paso del tiempo. Estos suelen ser cortes muy pequeños pero perceptibles, y repararlo puede ser bastante costoso. Para hacerlo en casa basta con un poco de limpiador y pegamento para cuero:

Limpia la zona de alrededor del corte con el limpiador (hazlo con pequeños movimientos circulares y sin hacer demasiada presión para evitar que el daño se agrande) Asegúrate de limpiarlo bien, debido a que sino, el pegamento no se adherirá correctamente.

Cuando la zona a arreglar esté limpia, aplica un poco de pegamento en el agujero o desgaste, y pega ambas partes. Asegúrate de que queda liso y alineado, para obtener un efecto óptico mejor, y evitar que pueda apreciarse. Una vez terminado, retira con el limpiador el pegamento restante de la superficie del sofá.

Arañazos profundos y agujeros

También es de gran importancia limpiar la zona a conciencia para que el pegamento pueda surtir efecto.

Una vez tengas la zona limpia, recorta un parche un pooc más grande del tamaño del agujero (Cuanto más se asemeje al color del sofá, mejor) y colócalo por dentro del sofá. (Este parche servirá para reforzar la zona del pegamento.

Asegúrate de que lo colocas de forma lisa y estirada, evitando así arrugas o bultos. Utiliza el pegamento del cuero para pegar el parche y déjalo unos 20 minutos para que se seque.

Cuando este esté seco, utiliza un tinte del color de tu sofá para aplicar sobre el relleno. Ve añadiéndolo poco a poco, ayudándote de una esponja, añadiendo varias capas hasta que el color quede uniforme.

Si no te gusta el resultado, puedes retirar el tinte antes de que este se haya secado.

Una vez hayas terminado aplica unas capas de material de acabado para cuero, esperando un poco entre la primera y la segunda para que se sequen. Esto aportará resistencia y brillo a la reparación, así tendrá un aspecto más natural y no se apreciará que alguna vez estuvo dañado.

Y fin! Ya tienes tu cuero reparado!

 

Os dejamos algunos ejemplos de nuestros mejores sofás de cuero: